ACTUALIDAD

Loading...

lunes, 26 de marzo de 2012

El Pez Betta

 Nombre: Betta splendens.
Nombre Común: Combatiente siamés, Luchador de Siam.
Familia: Anabántidos, Género: Betta.
Origen: Siam, Vietnam, Malasia, Thailandia y Laos.
Tamaño Máximo: 5 – 7 cm.
Acuario: Recomendado a partir de 40 Litros, aunque la mayoría de aficionados los mantienen en pequeños recipientes (sólo un individuo).
Alimento: Desecados, Artemia, Larvas de Mosquito, Lombriz roja.
Composición del agua:
pH: 6 a 7.
Dureza: Blanda a semidura.
Temperatura: 25ºC - 28ºC.
INTRODUCCION:

El Betta splendens ó Pez combatiente Siamés es originario del Sudeste asiático. Contrariamente a la creencia popular de que sólo se podían encontrar en Siam, cabe hallarlos en un territorio mucho más amplio. Así, hoy en día su localización geográfica se extiende también a Vietnam, Malasia, Thailandia y Laos. Estos peces se hicieron famosos a nivel mundial debido a las luchas que entablan con otros machos de su misma especie. Actualmente se utilizan en Asia para organizar peleas en las que se apuesta mucho dinero.
Los Betta fueron clasificados por Regan en 1.909, que los ubicó en la Familia Anabantidae, Subfamilia Ctenopinae la cual engloba a los peces laberinto. Este último es un órgano respiratorio adicional situado en las agallas compuesto por numerosas láminas que permiten respirar aire fuera de la superficie del agua. La utilidad real del Laberinto es la de permitir al pez la respiración en aguas pertenecientes a zonas de temperaturas muy elevadas. El calor tan alto hace que dichas aguas posean un nivel muy bajo de Oxígeno, pero éste órgano posibilita la respiración de los Anabántidos en dichos lugares, en los que cualquier otro pez no podría sobrevivir.

Otro mito asociado con los Betta Splendens es el de las largas aletas que poseen. Evidentemente es uno de los aspectos fisiológicos más llamativos de éste pez, a pesar de que en estado salvaje nunca veremos un ejemplar con esas aletas tan características, llegando incluso a ser perjudiciales para los individuos en estado libre; ¿Por qué?: Pues sencillamente porque el Combatiente Siamés, como el nombre sugiere, es territorial, y esas aletas tan alargadas serían un obstáculo a la hora de entablar las luchas para proteger frente a otros machos su territorio y a las hembras que viven dentro del mismo.

Este rasgo, sin embargo, es el causante de que durante décadas los aficionados se inclinen a mantenerlos en sus hogares y crear numerosas variantes de color y tipos de aleta.
 
ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA:
1 - Rasgos generales:
El cuerpo del betta, al igual que el 95% de los peces, está recubierto de escamas así como una fina “película adiposa” que le protege de los elementos externos. Sus aletas le mantienen derecho y le proporcionan potencia, velocidad y dirección para nadar. Para mantenerse en determinadas posiciones, utiliza una vejiga natatoria situada en la parte posterior de la cabeza y que se extiende aproximadamente hasta un tercio del cuerpo.
El órgano más característico del Betta Splendens es, sin duda el denominado “laberinto”, común y propio de los Anabántidos. Es un órgano respiratorio auxiliar situado por encima de las branquias y compuesto de muchas laminillas muy finas con mucho riego sanguíneo y a través de las cuales pueden tomar Oxígeno. Con la ayuda de éste órgano acuden a la superficie cada pocos minutos para tomar una bocanada de aire atmosférico del cual extraen el Oxígeno necesario para el correcto flujo sanguíneo.
Otro rasgo significativo es el referente al paladar y olfato. Los Betta pueden “oler” el alimento desde cierta distancia. Esto lo consigue no sólo con el sentido del paladar sino que también posee un órgano sensitivo-receptor que le permiten “analizar” zonas oscuras (lodo, arena en suspensión, algas) para detectar alimento en ellas.
 Vista superior de la cabeza del Betta Splendens
Sin duda, la parte más interesante y característica del Betta splendens es la referente a sus llamativas aletas y sus increíbles colores, por lo que me extenderé algo más profundamente sobre ellos.
 2 - Variantes de color:
 Explicar cómo obtener variantes de color en los Betta splendens equivale a tener que aprender conceptos de genética aplicados a dichos peces. Según expertos ictiólogos que llevan años investigando, se calcula que hay aproximadamente unas 26.000 posibilidades de combinaciones genéticas para obtener diferentes colores. Dicha variedad de color se basa en la pigmentación de diferentes capas de células que forman la piel del Betta, de las que destacaré las 4 más importantes (sobre las que se basa la obtención del 95% de los colores posibles).

A - Xantófora, situada en la parte más baja de la piel y encargada de producir el color amarillo.
B - Erytrófora, que se encuentra sobre la anterior y produce el color rojo.
C - Melanófora, sobre la anterior y encargada de crear el color negro.
D - Guanófora ó Iridiófora, la más externa de todas, que pigmenta para obtener el color azul, verde y los tonos iridiscentes.


A - Xantófora (Color amarillo):

Comentan los Biólogos que no hay genes identificados que controlen la pigmentación de la capa Xanthophores. Eso quiere decir que un Betta amarillo no tiene pigmentos en las restantes capas (Rojo, negro y azul - iridiscente).

B - Erytrófora (Color rojo):
 Ésta capa es la responsable de la cantidad de coloración roja en un Betta. Hay 4 tipos de gen en ésta capa: No-rojo, Rojo extendido, Rojo reducido y variante en aletas. 
El gen No-rojo (doble recesivo) interfiere haciendo casi desaparecer la pigmentación roja en el pez. Es por esto que los Bettas que poseen éste gen de forma dominante adquieren tonalidades que casi alcanzan el amarillo con zonas oscuras. 

El Rojo extendido es el responsable de la distribución e intensidad del color rojo. Un ejemplar de Betta con genes rojo - extendidos dominantes alcanzará un color rojo intenso que recubre la totalidad del cuerpo.





La mayoría de los Betta que se comercializan en la actualidad son los que poseen el gen rojo - reducido. Son similares a los Betta Rojo extendido con la diferencia de que su cuerpo es de color oscuro (azul, verde ó la mezcla de ambos) y sus aletas completamente rojas.

El gen Variante en aletas controla la variedad de color en las mismas, así como su pigmentación en diferentes zonas. Éste gen actúa coloreando las aletas en lo que los expertos criadores denominan "Efecto Mariposa".

No rojo
Rojo Extendido
Rojo Reducido
Variante en aletas
C - Melanófora (Color negro):

Hay 3 genes que afectan directamente a ésta capa: Camboyano, brillante y Melano.
 El gen Camboyano es doble-recesivo y, una vez está presente, elimina toda la pigmentación oscura. Los ejemplares con éste gen poseen colores carnoso-rojizos.


 El gen Brillante también es doble-recesivo y destaca en los Bettas rojos, dándoles un aspecto rojizo-brillante. En ausencia o muy poca actividad de éste gen, el pez adquiere color marrón.






Mientras el gen Camboyano disminuye la pigmentación negra, el Melano hace que ésta aumente de forma brutal, lo que hace que las hembras con el gen Melano dominante pongan casi siempre huevos estériles. En éste caso, si queremos criar Bettas negros, no debemos desarrollar ese gen, sino cruzar una Hembra negra con un Macho azul.
Camboyano
Brillante
Melano
D - Guanófora ó Iridiófora (Iridiscente):
Ésta capa es la responsable de la pigmentación para obtener los colores azul, verde y la tonalidad más o menos brillante del pez.

El gen verde (B1) es probablemente el más complicado de obtener. Para obtener el pigmento verde - metálico, dicho gen debe transformarse a B1B1.


El Betta azul iridiscente se obtiene del cruce entre un ejemplar verde y otro azul metálico. A ésta variedad de color también se le conoce como Betta Azul Real. Si posteriormente cruzamos una pareja de Azules Reales, volveremos a retroceder un escalón, obteniendo una puesta en la que el 50% serán verdes y el otro 50% azul metálico.




El gen Azul extendido es el causante de dar a la piel del pez un aspecto metalizado. También es el gen que se desarrolla de forma dominante para obtener una mezcla entre verde y azul de la que obtenemos la variedad denominada "Turquesa".







No hay un gen reconocido que se utilice para conseguir eliminar totalmente la pigmentación azul. Sin embargo, aún así, muchos criadores experimentados han conseguido reducirla significativamente hasta obtener ejemplares en los que el tono azul aparece pero sólo de forma muy tenue.
Verde
 Azul Iridiscente
Azul Extendido

Azul reducido
 
3 - Otros colores y variedades:

Aparte de las cuatro capas principales comentadas anteriormente, hay otra gran cantidad de colores que se obtienen a partir del uso de otros genes o bien por la simple unión entre parejas de diferentes tonalidades (como ya mencioné antes, hay posibilidad de realizar más de 26.000 combinaciones genéticas solamente en los Betta). Evidentemente, exponer todas esa variedades nos llevaría muchísimo tiempo, por lo que sólo expondré aquellas más usuales.
 


Transparente

Dorado

Naranja

Celofán
 
4 - Según la forma de la cola:

Media Luna

Doble Cola

Cola Redonda

Cola de Peine
Cola de Velo

Cola Delta
Cola Corta


 
 CONDICIONES PARA MANTENER UN BETTA SPLENDENS:

La imagen más comun suele ser la de ver ó comenzar a cuidar Bettas en pequeños recipientes (del tamaño de una jarra ó similar). Esto es posible ya que pueden tomar Oxígeno directamente de la superficie del agua y no precisan necesariamente de aparatos que les proporcionen sus necesidades básicas. Evidentemente estas ideas inducen al aficionado a pensar que compra un pez capaz de prescindir de todos los requisitos que cualquier otro pez tropical precisa, y nada más lejos de la realidad.
- Incluso si únicamente pensamos tener un pez en un pequeño recipiente, debemos ser conscientes de que el Amonio y los Nitritos aparecerán antes de que las Bacterias Nitrificantes se desarrollen, lo que hace imprescindible los cambios de agua parciales al menos dos veces en semana y la utilización de algún producto que elimine el cloro.

- Es fácil deducir que soy partidario de mantener Bettas en acuarios en lugar de pequeños recipientes. Una de las principales causas es que así evitaremos los cambios de agua diarios y tener que “sifonar” el sustrato casi cada día. Un pequeño tanque (a partir de aproximadamente 30 - 40 lts.) puede servir perfectamente para instalar un macho y 2 – 3 hembras. Los accesorios necesarios se limitan a un calentador, un aireador (ya sea en el mismo filtro ó con una bomba de aire de membrana) y un sencillo sistema de filtración.


Partiendo de la base de que tenemos instalado al menos un sencillo sistema de filtración, la limpieza del acuario puede realizarse una vez al mes. Cuanto menor es el tanque, habrá que limpiar con más asiduidad. Sifonar el sustrato acompañado con cambios parciales de agua de un 10% - 25% resulta suficiente.

La decoración no es complicada. El Betta es un pez que se mueve casi siempre en la parte superior del tanque, por lo que la instalación de rocas y plantas que enraízan en el sustrato es opcional, quedando al gusto del acuarista. Eso sí: Como veremos más adelante en la reproducción y cría de estos peces, siempre es importante introducir plantas flotantes que ayuden y motiven al pez a construir su nido de burbujas.

Un aspecto curioso es que muchos criadores asiáticos de Bettas utilizan hojas de platanera (Banano) para colorear ligeramente el agua en la que mantienen sus ejemplares. Supuestamente el uso de estas hojas hace que las aletas del los peces adquieran mayor colorido y provocan puestas en las que la mayoría de la prole está formada por hembras. No me atrevo a confirmar lo anterior. Si alguien conoce confirmación de éste dato que recopilé en Internet, le agradecería me lo comunicara.

Probablemente el factor más importante a la hora de cuidar Bettas sea la temperatura. Debemos recordar la procedencia geográfica de éstos peces (Este de Asia y Thailandia), lo que quiere decir que están acostumbrados a temperaturas que ronden los 25ºC – 28ºC. Incluso para obtener crías es necesario mantenerlos entre 27º - 28ºC. Pues bien; éste es uno de los motivos por los que a veces no es prudente mantenerlos en pequeños recipientes.

Como ya he comentado varias veces, pueden vivir en un pequeño tanque sin aireación, pero es habitual observar que permanecen aletargados. Si la temperatura se sitúa en 25ºC ó menos, los Betta comienzan a entrar en una especie de hibernación y su metabolismo baja considerablemente. No se encuentran a gusto, dejan de alimentarse y acaban contrayendo enfermedades, incluso muriendo.

En resumen: Es recomendable instalar un calentador (Termostato) pues necesitan altas temperaturas, pero siempre acompañadas de un aireador (aunque sea de intensidad muy leve) para poder hacer circular el calor del agua.

ALIMENTACIÓN:

La experiencia siempre ha demostrado que proporcionar alimento vivo a los Bettas hace que parezcan más llamativos y saludables. También las hembras alimentadas con éste tipo de comida serán mucho más fértiles y producirán mayor cantidad de huevos. A continuación relaciono una serie de alimentos que proporcionarán la dieta idónea para los Combatientes Siameses:

Infusorios: Es un término general utilizado para describir varios organismos diminutos como el Paramecium, que en ciertas condiciones vive y se reproduce en el agua. Éste es el alimento ideal para los alevines recién nacidos.

Artemia: Probablemente el mejor y más conocido alimento para peces. Son unos crustáceos que pueden ser fácilmente reproducidos criándolos en un pequeño recipiente con aireación. La Artemia recién eclosionada es ideal para los alevines jóvenes, y la adulta resulta excelente para los ejemplares más maduros. Un dato muy importante: Bajo ningún concepto debemos proporcionar a los alevines recién nacidos más Artemia de la necesaria, pues una superpoblación y sobrealimentación de estos organismos puede causar graves dificultades natatorias a nuestros peces.

Daphnia: También conocida como “Pulga de Agua”, son pequeños crustáceos. Hay muchas variedades, pero las más fáciles de conseguir y obtener son la Daphnia pulex y la Daphnia magna spp. Puede ser mantenida en tanques durante largo tiempo.

Lombriz Roja: Es el alimento idóneo para preparar a nuestros Betta para la cría. Preferiblemente congelada ó liofilizada para evitar infecciones o enfermedades. El motivo de su uso para la cría es el alto contenido proteínico que contienen (aprox. 56%).

Lombrices de tierra: Son fáciles de conseguir excavando la tierra sobre todo después de que haya llovido. Constituye una dieta importante para los ejemplares adultos.

Alimento preparado y desecado: Es interesante a la hora de aportar diversos oligoelementos. También aporta proteínas, aunque nunca al nivel que lo hace la Lombriz Roja (un 46% frente al 56% de ésta última). Aún así, se puede aportar como dieta habitual para nuestros Bettas.


REPRODUCCIÓN Y CRÍA:

A la hora de criar Betta splendens, lo primero es la elección de la pareja reproductora. Normalmente el aficionado novato compra una pareja e inmediatamente la une para intentar la cría, sin embargo, éste proceso no debe ser llevado a cabo tan a la ligera. Hay determinados aspectos a tener en cuenta para que la reproducción y la posterior cría se realicen con éxito:

El primero de ellos es la elección de la pareja. Debemos recordar que dependiendo del aspecto de los padres podremos obtener crías con determinados colores, tonos, tipos de aleta, tamaño y forma corporal.



También merece mención la edad de los padres. Los Betta adquieren relativamente pronto la madurez sexual, pero a la hora de criar lo más aconsejable es que tengan una edad comprendida entre 5 y 12 meses. Esta es la idónea para que reproduzcan ya que se encuentran completamente desarrollados y con todas las características físicas y genéticas completas.

Una vez elegida la pareja reproductora, el siguiente paso constará de dos partes: La preparación del acuario para reproducción y el acondicionamiento necesario para incitar a los padres al celo y posterior cría. El tipo de tanque queda a la elección de cada uno. No obstante aquí propongo el más utilizado por la mayoría de criadores:

Un acuario de cristal entre 30 – 40 litros de capacidad es el idóneo. No debemos colocar sustrato alguno para permitir que el macho pueda recuperar todos los huevos que caen al fondo y también poder limpiarlo con facilidad. Debemos proveerlo de un lugar de protección o escondite para que la hembra pueda refugiarse en él si se ve muy acosada por el macho, para lo que podemos utilizar un pequeño tubo de pvc con un diámetro de 5 – 6 cm. Un sistema de filtración muy ligero y que no remueva la superficie del agua (lugar donde el macho va a fabricar el nido). En caso de no tener un filtro con estas características, es preferible no colocar ninguno. Finalmente llenamos el tanque con un poco de agua corriente mezclada, a ser posible, con agua ya envejecida proveniente de otro acuario ya maduro. Un dato importante: No llenar el tanque en su totalidad. Rellenar hasta que el agua ocupe unos 20 cm. de alto.

Una vez seleccionada la pareja reproductora y 2 semanas antes de unirla, comenzaremos a proporcionarles alimento vivo. El más apropiado, sobre todo para las hembras el la Lombriz Roja. También podemos cambiar la dieta por Tubifex, Artemia o Larvas de mosquito. En el caso de no tener posibilidad de conseguir alimentos vivos, se pueden sustituir por Artemia congelada, lombrices liofilizadas, Daphnia o Espirulina (ya sea en tabletas o escamas).

Cuando nuestro tanque de cría lleva 1 semana funcionando, procedemos a introducir el macho, lo que le dará tiempo para habituarse a él. Una vez habituado debemos hacer que macho y hembra comiencen a “conocerse”, cosa que haremos de una de estas dos formas: Colocando la hembra en un pequeño recipiente justo al lado del tanque de cría o bien dividiendo el tanque en 2 partes (colocando una malla transparente, un cristal o lámina plástica en medio) y dejando un pez en cada una de ellas. En este momento, cuando el macho logra ver a la hembra, veremos cómo construye su famoso Nido de burbujas. Al mismo tiempo comenzará a desplegar sus aletas y ensanchar su cuerpo justo delante ella. Si la hembra está preparada para la unión, veremos que su colorido gana en brillo y aparecerán unas bandas oscuras y verticales en su cuerpo mientras que procura acercarse al macho el mayor tiempo posible. Normalmente éste proceso tarda 2 – 3 días desde que ambos peces pueden verse. Tras ese tiempo, estamos listos para unir a nuestro “Caballero” con su encantadora “Damisela”. Si estan en el mismo acuario, separados por una malla, sólo tenemos que retirarla.

El macho inmediatamente construirá su nido en la superficie (si no lo ha hecho ya). Dicho nido consiste en un grupo de burbujas que une con una especie de saliva, y que puede medir varios centímetros de ancho y tres o cuatro burbujas de espesor. Mientras dure la construcción del nido, el macho acosará levemente a la hembra, actitud que cambia radicalmente cuando el nido está terminado. Es en éste momento cuando el macho intenta conducir a la hembra hasta una determinada posición bajo las burbujas. Una vez elegido el lugar, arquea su cuerpo sobre el de la hembra hasta que las aberturas genitales quedan unidas y comienza una serie de agitados espasmos.

Desde el momento en que la unión se lleva a cabo, la hembra comienza a descargar huevos que inmediatamente son fertilizados por el macho. Debido a su peso, los huevos tienden a caer hacia el fondo del tanque y son recogidos por el macho con su boca. Inmediatamente los lleva hacia el nido de burbujas y los deposita entre ellas. Este proceso se repite varias veces hasta que la hembra vacía todos los huevos. Una vez terminada la puesta hay que retirar del tanque a la hembra de forma inmediata, ya que a partir de ahí el macho toma toda la responsabilidad de cuidado y mantenimiento de la puesta y puede atacarla. El macho mantiene el nido en condiciones, evita que los huevos caigan al fondo y, en caso de realizar la cría en un acuario comunitario, alejará a cualquier intruso de las cercanías del nido.

Normalmente a una temperatura de 26,5ºC, los huevos eclosionan pasados 2 días (entre 30 – 40 horas), y podremos observar una masa móvil de pequeños alevines que se mueven por el nido. En este momento las crías son extremadamente frágiles y delicadas y es una fase en la que el macho se muestra muy ocupado devolviendo al nido a los recién nacidos que caen de él. El padre se toma tan en serio su papel de protector que en ciertos momentos actúa muy nervioso y a veces se convierte más en una amenaza para los alevines que en ayuda para ellos, por lo que conviene retirarlo y proceder a mantener las crías nosotros mismos.

A los 3 días de haber eclosionado los huevos, los alevines pasan de un estado natatorio vertical a poder moverse en varias direcciones, por lo que ellos mismos regresan al nido si caen del mismo. Es el momento de comenzar la parte más dura y complicada: Alimentar y mantener sanas las crías.



Principalmente se utilizan dos tipos diferentes de alimento para alimentar a los recién nacidos: Infusorios o Daphnia. En mi caso particular, siempre les dí la segunda por dos motivos principales: El primero por ser un organismo que resiste durante largo tiempo en el acuario antes de morir, y segundo porque se alimenta de bacterias que produce la suciedad del agua, manteniendo el tanque algo más limpio. Si nos es imposible conseguir Infosorios o Daphnia, podemos utilizar otra dieta como la basada en yema de huevo guisado (duro) previamente triturada y pasada a través de una malla con pequeños cuadrados.

Transcurridas 3 semanas del nacimiento llega la parte más delicada del desarrollo en los alevines. Es en éste momento cuando el órgano del laberinto comienza a funcionar. En esta fase dicho órgano es extremadamente sensible y si no tomamos ciertas precauciones en algunos individuos no se desarrollará conrrectamente causando la muerte de todos ellos. Es vital procurar que entre la superficie del agua y la cubierta del acuario no se produzcan corrientes de aire frío, debiendo controlar exhaustivamente que la temperatura en esta zona sea constante. Del hecho de cumplir estrictamente esta norma depende en gran parte el éxito de la cría.

Una vez alcanzadas las 3 semanas del nacimiento podemos suministrarles Nauplios de Artemia y aprovechar para trasladarlos a tanques de crecimiento donde no se encuentren "aprisionados" a medida que crezcan. Pasados aproximadamente 2 - 3 meses, ya los jóvenes pueden ser alimentados con comida para adultos (incluída la de tipo escamas liofilizadas).

ALGUNOS TRUCOS Y CONSEJOS (Cortesía de Jeffrey Ong):

1 - Sacar adelante la puesta si el macho no la atiende: 
Algunos machos Betta splendens (sobre todo los más jóvenes) ignoran y rechazan el cuidado de los huevos tras la puesta, lo que lleva a la pérdida de todos ellos. Para evitar la frustración que ello supone para los aficionados, existen tres formas no naturales para intentar que los huevos eclosionen:

La primera consiste en dejar a la hembra en el tanque de cría y retirar al macho. Algunas hembras, aunque sólo rara vez, cuidan de sus puestas.

La segunda opción (algo más complicada) se basa en tratar de sacar adelante la puesta nosotros mismos. Para ello deberemos retirar a los padres (ambos) dejando sólamente el nido de burbujas con la puesta en él. Reducimos el nivel de agua hasta dejarlo en unos 2 cm. de altura. Si observamos que algún huevo cae al fondo, lo podemos "capturar" aspirándolo con un cuentagotas y volvemos a colocarlo entre las burbujas del nido. Si todo va bien, pasadas 30 - 48 horas los huevos eclosionarán. Como el nivel de agua es muy reducido, los alevines recién nacidos no tendrán problema para regresar al nido en caso que caigan de él. Una vez que naden libremente (a los 4 días de su nacimiento), aumentaremos el nivel del agua a razón de 3 cm. por día.

El último método (el que menos éxito suele tener) consiste en dejar al Betta macho con los huevos. Hay veces que el instinto paternal aflora a las horas de la puesta y éste retoma el cuidado de los mismos.
2- Aumentar el tamaño de nuestros Bettas splendens:

Un par de consejos para que nuestros Betta aumenten su tamaño y forma física: El primero, y más importante de todos es administrarles alimento adecuado y de buena calidad. Otro factor que influye en el crecimiento es el de los cambios parciales de agua. Hacerlos de forma regular implica mantener un medio de vida limpio así como evitar que nuestros peces contraigan enfermedades.

El último es más un truco que un consejo y se basa en conseguir que los Betta hagan ejercicio. Si creamos una corriente suave en el acuario el pez se verá obligado a nadar en lugar de permanecer quieto en un sitio. No obstante es lógico saber que esa corriente debe ser suave y moderada. Para que el pez pueda descansar debemos introducir en el tanque algún objeto en el que se pueda refugiar (un tubo de pvc es una buena solución). El resultado de aplicar ésta técnica es que los Betta desarrollan más su cuerpo y mantienen constantemente desplegadas todas sus aletas.
3 – Si un macho Betta no construye su nido de burbujas:
¿Tienes un Betta que se niega a construir su nido de burbujas?. La solución es sencilla: Sólo tienes que tomar otro macho que haya hecho el suyo; se lo “Pides prestado” lo tomas con una cuchara grande (con mucho cuidado) y lo colocas en el recipiente del ejemplar que no lo construye. Este es un truco que funciona la mayoría de las veces.
 4 – Cambio de alimentación en los alevines:
 Un truco utilizado por muchos criadores de Betta para conseguir un cambio de dieta en los alevines que no sea traumático para ellos: Conseguir unos cuantos alevines de Guppy (que sean del mismo tamaño que las crías de Betta) e introducirlos en el mismo tanque. Es sabido por todos que los Guppies comen prácticamente lo que se les proporcione. Los alevines Betta verán a éstos comer e inmediatamente les imitarán.

5 – Acondicionar un macho reacio a reproducirse:

En condiciones adecuadas los Betta son fáciles de reproducir, pero siempre podrá existir la posibilidad de que un macho rechace la unión sexual con su pareja. Si preparar el tanque de cría o cambiar la hembra por otra diferente no da resultado, hay un método que puede incentivarlo a la reproducción. Se trata de aislar al macho colocándolo en un lugar oscuro de una habitación. Pasados 2 – 3 días, colocamos otro macho junto a él (en recipientes separados, pero que puedan verse) e iluminamos la zona oscura durante 2 horas. Inmediatamente lo traspasamos al tanque junto a la hembra y veremos que muy pronto se aparearán.

6 – “Reparar” las aletas dañadas:

Puede darse el caso de que accidentalmente los Betta dañen sus aletas (por ejemplo cuando luchan con otro ejemplar). También hay ocasiones que estas pierden color y tonalidad durante el apareamiento. Lo normal es que con el paso de los días la Naturaleza actúe y los daños causados se “reparen” por sí solos, pero en ocasiones los resultados no son perfectos desembocando en nuevas aletas con distinta forma o color que no coinciden con los originales.

Existe en el mercado un medicamento especial para Bettas elaborado en Japón. Está compuesto por unos gránulos amarillos, y ayuda de forma considerable a que las aletas crezcan de nuevo en su forma correcta y original. Lamentablemente el envoltorio viene escrito en japonés y no puedo proporcionar su nombre, pero os pongo una foto del mismo por si lo reconocéis en el comercio al que acudís normalmente. Lo que sí puedo hacer es explicar cómo se utiliza. 
Colocar 4 – 5 granos del medicamento por cada 2,5 lts. de agua. Removerla para disolver los granos (el agua adquirirá un color amarillento – marrón muy parecido al tanino que expulsan muchas raíces sin curar en los acuarios). Introducimos el Betta herido y lo alimentamos con normalidad. Hay que cambiar el agua totalmente cada 2 – 3 días y elaborar el preparado de nuevo. Aproximadamente en 10 – 15 días, las aletas de nuestro Betta se habrán repuesto totalmente.

BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES DE CONSULTA:

"A complete introduction to Bettas" por Walt Maurus (TFH Publications Inc., 1.996).
"Labyrinth Fish" por Helmut Pinter (Barron's Educational Series Inc., 1.986).
"Crianza de los peces de acuario" por Dr. Herbert R. Axelrod (Edit. Hispano Europea, 1.998).
"Bettas in color" por W.I. Whitern (TFH Publications Inc., 1.999).
"Jeff's Bigger Betta Deal" (Jeffrey Ong).


1 comentario:

  1. Hola Isac, te falta hacer una entrada mas, habíamos quedado en dos entradas como mínimo.

    ResponderEliminar